Las 3 mejores formas de quitar contracturas. ¡100% efectivo!

0
749

Los masajistas nos dedicamos a eso, trabajamos las contracturas musculares del cuerpo, por lo cual, si te interesa mejorar tus habilidades en el tema, este es un artículo que necesitas leer.

¿Qué son las contracturas musculares?

Antes de nada, vamos a hablar de lo que son las contracturas. Normalmente cuando la gente viene a darse un masaje nos comenta que tienen: “una o dos contracturas en el cuerpo”. Mi respuesta es que: “tienen una o dos que les duelen”, pero que seguramente tengan muchas más repartidas en el resto de las zonas. Por esta razón, un masajista (aunque venga una persona quejándose de un dolor puntual) siempre tiene que hacer un reconocimiento para detectar si hay otras partes del cuerpo que estén implicadas.

Gracias a Dios no nos duelen todas las contracturas, porque si no, no nos podríamos mover, pero que no nos duelan, no significa que no las tengamos. Por lo tanto, un buen masajista tiene que saber reconocer (con sus manos) dónde están esas contracturas y cómo trabajar sobre ellas para poderlas eliminar, ablandar y estirar.

Las zonas del cuerpo donde más contracturas podemos encontrar son: la lumbar, el cuello, los hombros e incluso la mandíbula y las piernas. Es muy típico tenerlas tanto en el cuádriceps como en el gemelo.

Existen diferentes tipos de contracturas, hay algunas que son más pequeñas y fáciles de manipular mientras que otras (que llevan mucho tiempo) ya son crónicas y van a ser más difíciles de tratar.



¿Cómo tratar las contracturas musculares?

Como mencionamos anteriormente hay tres formas muy fáciles y buenas para tratar cada tipo de contractura. Además, hoy aprenderás a utilizar tu cuerpo, postura y peso para no sobrecargarte ni dañarte por ayudar a otros.

¡Dile Adiós al Dolor! ¡Reserva un Masaje Descontracturante Ahora!

Muchas veces sucede que el terapeuta se lanza a dar el masaje y no se cuida, por eso nosotros te enseñaremos a tener una postura correcta para hacer el trabajo lo mejor posible y sin dañarte.

Las mejores 3 técnicas para aliviar las contracturas

El día de hoy conoceremos tres técnicas diferentes. Lo primero que haremos será un calentamiento usando los nudillos o el “amasamiento de pinza”. Esta última técnica la aplicaremos por todo el cuerpo tratando de abarcar zonas muy extensas.

Calentamiento

Iniciaremos con estos movimientos para ir reconociendo el cuerpo de nuestro cliente. Además, son excelentes para estimular todo el flujo sanguíneo lo que nos va a ayudar muchísimo en el trabajo de las contracturas.

El amasamiento se realiza dependiendo de la zona que queramos masajear. Por norma general, nos colocaremos siempre enfrente con una postura relajada, las rodillas un poquito flexionadas y una pierna adelantada para poder echar el peso del cuerpo (es importante hacer esto para no dañarnos).

En el área de los hombros y el cuello nos colocaremos detrás de la persona (va a estar boca abajo). Una vez hecho esto, podremos trabajar con un hombro y luego el otro o los dos a la vez. Después haremos amasamientos en pinza superficiales, medios y profundos.



Maniobra con amasamientos

Para realizar la pinza se va a colocar el pulgar por la parte de abajo (en la zona de las clavículas) y dejaremos los dedos en la zona del trapecio posterior de la espalda. No hay que hacer fuerza, nos vamos a echar encima del cuerpo y vamos simplemente a movilizar esa masa para comprobar la dureza que tiene. Repetiremos el tiempo necesario hasta que el área quede enrojecida o más blanda.

Seguramente a estas alturas te preguntarás, ¿cómo sé dónde está la contractura? Su detección depende del tacto, seguramente notarás que al pasar por ella habrá una dificultad respecto al resto del tejido, ya es está más dura. Existen diferentes tipos de durezas que pueden ser pequeñas y circulares o alargadas.

Amasamiento con pinza para eliminar contracturas
Amasamiento ligeros sin aplicar demasiada fuerza

Si al palpar con los dedos, la palma o el nudillo todavía no identificas fácilmente la contractura, te recomiendo que cierres los ojos, ya que de esta manera vas a agudizar el sentido del tacto lo que te dará mayor percepción de ellas.

Es importante que en estas maniobras sientas como si estuvieses amasando una masa de pan. Al final, la textura tiene que quedar homogénea.

Para la zona lumbar nos colocaremos de lado (en el que vayamos a trabajar) y comenzaremos amasando desde la cadera y la cresta ilíaca hasta las costillas.

Masaje para eliminar contracturas en zona lumbar
Trabajando la zona lumbar

En las piernas podemos trabajar boca arriba y boca abajo. En esta última posición vamos a insistir en la zona posterior del muslo (músculo isquiotibial). Para facilitar el trabajo vamos a doblar un poquito la rodilla para que nos quede la musculatura más relajada, lo que nos permitirá amasar mejor. Esto también nos permitirá acceder a la parte del gemelo y cuádriceps sin ningún problema.

Maniobra de estiramiento de las fascias con el lateral del brazo

La segunda maniobra que les voy a enseñar es el estiramiento de las fascias con el lateral del brazo. A través de ella, vamos a hacer movimientos largos recorriendo toda la zona desde un extremo hasta el otro. Para hacerlo nos colocaremos en una postura en la que podamos apoyarnos sobre la persona, tratando de que quede una pequeña inclinación del brazo de 45°.

Esta técnica se trabaja con tres niveles de profundidad: El primero va a ser muy superficial para movilizar la piel sobre el músculo. Apenas sin hacer esfuerzo vamos a ir pasando el brazo por toda la zona.

¡Dile Adiós al Dolor! ¡Reserva un Masaje Descontracturante Ahora!

Posteriormente seguiremos con el nivel medio echaremos un poquito el peso del cuerpo y nos meteremos en el músculo sin forzar, pero haciendo un poco más de presión (en el mismo recorrido de un extremo a otro).



Por último, la maniobra del tejido profundo. En la misma postura y con el mismo recorrido echaremos un poco más nuestro peso hasta el nivel que la persona (paciente) soporte, ya que genera dolor. Esto nos va a permitir trabajar las capas más profundas del tejido muscular y las contracturas que también estén más adheridas.

Estiramiento de las fascias para eliminar contracturas
Trabajaremos los tres niveles teniendo en cuenta que las maniobras no deben ser dolorosas

Es muy importante tener en cuenta que estas maniobras no deben ser dolorosas, siempre te debes ajustar a la tolerancia de cada persona. Las zonas ideales para trabajar con ellas son el trapecio (colocándonos por la parte posterior de la persona), paravertebral, lumbar, glúteo y por supuesto en las piernas.

Maniobra para puntos concretos de dolor

Con estos movimientos ya habrás realizado un trabajo bastante completo de las contracturas, pero es muy probable que queden todavía algunas localizadas en sitios muy puntuales. Para tratarlas, usaremos una maniobra con el pulgar o el codo que nos permitirá trabajar exactamente dónde están esos puntos de dolor.

Si nunca has hecho este masaje, te recomiendo que lo hagas primero con el pulgar ya que tiene mayor sensibilidad y vas a notar los puntos más fácilmente. De esta manera, localizarás los nuditos. Al mismo tiempo puedes preguntar a la persona que recibe el masaje sus sensaciones para ubicarlos más rápido.

Eliminando contracturas en puntos concretos
Eliminando contracturas en puntos concretos

Una vez que sepas donde está, colocarás el pulgar directamente sobre ellos y vamos a ir al límite hasta donde el paciente nos diga que le molesta, pero lo soporta. Ahí te vas a quedar mientras la persona se concentra en la respiración. Si los haces bien, notarás como esa contractura poquito a poco va desapareciendo.

Ese músculo que dolía al principio va a ir perdiendo dureza y se va a ir estirando. Los resultados, también dependerán de lo crónica que sea la contractura, si lleva poco tiempo la aflojarás fácilmente, pero si ya tiene varios años debes tomarte tu tiempo y trabajarla en varias sesiones.



Si por la zona o por el movimiento te acabas cansando o notas que no tienes suficiente fuerza para romper la contractura, puedes utilizar el codo, aunque ten cuidado porque ejerce mucha presión y no nos damos cuenta. Para esta maniobra, con la ayuda de la mano vas a fijar el codo en el punto exacto de la contractura y con mucho cuidado vas a ir echando un poquito tu peso. De esta manera, vas a cuidar más tu postura, lo que evitará que te hagas daño y prevendrá lesiones. Además, te esforzarás menos al realizar el masaje. Eso sí, no te olvides de ajustarte a la tolerancia de tu paciente.

Eliminando contracturas con el codo
Eliminando contracturas con el codo

Con esta técnica podemos trabajar las contracturas del trapecio, paravertebral, lumbar, gemelo, isquiotibial o cuádriceps. Para completar el masaje y mejorar sus resultados puedes hacer estiramientos de las zonas afectados. En este artículo te mostramos algunos estiramientos muy efectivos.

¡Dile Adiós al Dolor! ¡Reserva un Masaje Descontracturante Ahora!

Siguiendo el procedimiento anterior, vas a notar que poco a poco aprendes a localizar y a trabajar con mucha mayor facilidad las contracturas obteniendo resultados más rápidos y eficaces.

Espero que el artículo de hoy te haya gustado. Si es así, no olvides seguirnos en nuestras redes sociales y recuerda siempre cuidarte que tu cuerpo es tu templo. ¡Hasta la próxima!



DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí