Menu

Drenaje linfático antes y después de la cirugía estética

Drenaje

El drenaje es una técnica utilizada para facilitar la salida de los líquidos de una herida o trauma interno, por eso cada vez se recomienda más realizarlo antes y después de una cirugía estética, pues elimina las toxinas de la piel y reduce el riesgo de inflamación posterior. Las maniobras normales en un drenaje son las de bombeo y arrastre. Han de ser superficiales ya que se trabaja con el líquido de la dermis, que es el que cubre las células. Si se profundiza demasiado en dicha maniobra, se alcanza el músculo y se pierde el “efecto drenante” o de vaciado de toxinas.

De este modo, para aquellas personas que se van a someter a un lifting facial, a una rinoplastia o a una cirugía mamaria es aconsejable que preparen su piel previamente al momento de la intervención. Pasados unos días se deben drenar de nuevo para evitar que se formen adherencias en la cicatriz y ayudar a que todo el sistema venoso y nervioso se comunique correctamente. Los efectos son inmediatos y se pueden realizar dos sesiones semanales en el postoperatorio. Si es para mantenimiento se pueden distanciar en el tiempo.

Por otro lado, existe el drenaje linfático que tiene como principal objetivo contribuir a que el organismo elimine los residuos correctamente. Este tipo de drenaje, que muchas veces se confunde, está asociado al sistema linfático que es el causante de multitud de enfermedades autoinmunes. Por ello hay que mimarlo y cuidarlo correctamente.

El sistema linfático mueve los líquidos que hay en el espacio intercelular, de tal modo que hace llegar los nutrientes a las células. Cuando se lesiona aparecen problemas como la celulitis, que es un bloqueo del sistema linfático y circulatorio. En esa zona la dermis se gelatiniza y se espesa, dando lugar a las bolas o nódulos celulíticos. Por esto la celulitis es un problema tanto circulatorio como de grasa, ya que una mala alimentación genera la acumulación de toxinas en las zonas donde no funciona correctamente el sistema linfático.

En los tratamientos reductores se hace hincapié en maniobras drenantes, que no es el drenaje en sí explicado anteriormente, sino la rotura de la fibrosis a través de un intenso masaje. En cambio, el drenaje se realiza en estética para mujeres embarazas, durante el verano a las personas que se les hinchan las piernas y en los pre y post operatorios.

Las sesiones de drenaje linfático completo duran entre 40 y 60 minutos, ya que en sesiones más cortas lo que se consigue es un drenaje local.

Deja un comentario

Puedes usar estas HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>