PSOAS: aprende a MASAJEAR el MÚSCULO DEL ALMA

0
2049

¡Bienvenidos Templarios y Templarias a un nuevo artículo! El día de hoy hablaremos sobre el Psoas, también conocido como el músculo del alma.

A continuación, descubriremos por qué es tan especial y cómo podemos masajearlo:

¿Qué es el Psoas?

¿Quieres Aprender Más? ¡Inscríbete a Nuestro Curso Online de Iniciación al Masaje Ahora Mismo!

El Psoas es un músculo tremendamente importante y paradójicamente, muy desconocido.

Su relevancia radica en que es el único músculo que conecta la columna con las piernas, esto lo convierte en uno de los principales responsables de la estabilidad del cuerpo humano.

A pesar de lo anterior, muchas personas desconocen su existencia y, por ende, no lo tratan. En esto, se incluyen, desafortunadamente, a profesionales del masaje y terapeutas.

Aunque con este artículo, muchos podrán mejorar sus conocimientos sobre este músculo.

Importancia del Psoas

El Psoas es el músculo más profundo del cuerpo humano, por lo cual, incide en el equilibrio estructural y en la amplitud del movimiento.

Además, algunos estudios recientes lo llegan a considerar un tejido inteligente y lo relacionan directamente con nuestro deseo más profundo de supervivencia, ya que está constantemente recibiendo mensajes primarios del sistema nervioso central.

Afecciones en el Psoas

La vida de la actualidad ajetreada, estresante y con mucho movimiento, provoca que el cuerpo produzca más cortisol de lo normal. Una sustancia que afecta al Psoas haciendo que se acorte y pierda movilidad.

Masaje del psoas
Por qué se generan problemas en el músculo psoas

Lo anterior, puede derivar en problemas posturales que nos encorvarán y doblarán el abdomen, manifestándose tanto en la parte anterior como en la parte posterior. A su vez, estos padecimientos pueden traer consigo otras afecciones en la cadera, la zona lumbar, la ciática o dolores posteriores. Incluso, se piensa que puede llegar a generar molestias menstruales o problemas en la digestión.

Por esta razón, cuando un paciente tiene dolores lumbares, no solamente se debe tratar la parte posterior o la zona de las contracturas, también se debe trabajar el Psoas.

Padecimientos provocados por problemas en el psoas
Consecuencias de tener problemas en el músculo psoas

De esta manera, se consiguen muchísimos beneficios, incluso en personas que con otros tratamientos no han tenido resultados.

Sin embargo, no todo es fácil cuando hablamos del Psoas. El principal problema es que este músculo no es accesible fácilmente, no lo podemos trabajar desde la superficie y, por ende, es necesario llegar a la profundidad.

Esto resulta complicado, incluso para un masajista especializado. Para aprender a realizar estas maniobras, en este artículo aprenderemos algunos trucos para llegar a la profundidad requerida para relajar el músculo.

¿Quieres Aprender Más? ¡Inscríbete a Nuestro Curso Online de Iniciación al Masaje Ahora Mismo!

Masaje para tratar el Psoas

Masaje en la parte lumbar

Como mencionamos anteriormente, el Psoas va desde la columna hasta las piernas. Por esta razón, la primera zona que trabajaremos será la lumbar. Principalmente, nos enfocaremos en el cuadrado lumbar y el área que se encuentra en la segunda y la tercera lumbar que es dónde se puede acceder al músculo.

Cómo masajear el psoas
Área en la que se realizará el masaje

Al realizar esta maniobra, también conoceremos el nivel de tensión que tiene el paciente.

Iniciaremos movilizando la piel en forma de cruz (hacia arriba y abajo y para ambos lados). Con este masaje, trataremos de detectar cuál es la dirección que más nos cuesta desplazar.

Masaje del músculo psoas
Movilización de la piel en forma de cruz

Este masaje lo realizaremos sin aceite, ya que lo que buscamos es movilizar toda la fascia que nos encontremos.

Cuando ya hayamos detectado cuál es la dirección que más se resiste al movimiento, haremos unos arrastres con la mano (en esa dirección) para tratar de eliminar esas restricciones. Repetiremos varias veces para un mejor resultado.

Aliviar molestias en el psoas
Arrastres con la mano en dirección hacia la zona más tensa

Después de conseguir un enrojecimiento de la zona o un desplazamiento más fluido del tejido, procederemos a trabajar el otro lado.

Tratamiento de las molestias en el psoas
Masaje en el otro lado siguiendo la misma técnica

El masaje se puede realizar con ambas manos o alternándolas (lo que nos resulte más cómodo).

Terapia para aliviar el dolor en el psoas
Arrastres con la mano en dirección hacia la zona más tensa

Masaje en la columna y el paravertebral

Para las siguientes maniobras emplearemos un poquito de aceite. Recuerda no usar mucho para evitar que el masaje sea muy superficial.

En esta técnica, hundiremos las yemas de los dedos para intentar profundizar en el huequito que hay entre la columna y el paravertebral.

Movimientos de masaje para disminuir molestias en el psoas
Masaje en el huequito que hay entre la columna y el paravertebral

Si la zona está muy tensa, no se podremos acceder fácilmente y se sentirá como si estuviésemos presionando contra una pared. En estos casos, es necesario que tengamos más paciencia e insistamos más hasta notar un cambio.

Técnicas de masaje para aliviar el dolor en el psoas
Insistiremos más si la zona está tensa

Después de trabajar un lado, repetiremos las mismas maniobras en el otro.

Masaje en el músculo psoas para aliviar cualquier dolor
Repetiremos el masaje en el otro lado

Presión en el cuadrado lumbar

Por último, colocaremos una toalla en la espalda del paciente y realizaremos una presión justo en la zona del cuadrado lumbar. Para ello, utilizaremos la palma de la mano y la pondremos un poco después de la columna, NUNCA SOBRE ELLA.

Presión en el músculo psoas para aliviar dolores
Ubicación del lugar dónde realizaremos la presión

Trabajaremos toda la zona que se ubica entre la cadera y las costillas para abarcar el paravertebral y el cuadrado lumbar. En esta posición, realizaremos una presión sostenida utilizando el peso del cuerpo para no provocar dolor ni hacernos daño.

Masaje de psoas para reducir el dolor
Presión mantenida

No es necesario ejercer fuerza, basta con dejar ir poco a poco el peso del cuerpo para realizar el masaje. No olvidemos que la intensidad dependerá de la sensibilidad y el estado del paciente. No es necesario que forcemos ni generemos dolor.

Finalizado lo anterior, realizaremos la misma presión en la parte inferior izquierda de la espalda. Mantendremos el movimiento, hasta que notemos un cambio, ya sea que el músculo suelte tensión o genere un menor dolor.

Terapia de masaje en el psoas para disminuir dolores lumbares
Realizaremos la misma presión en el otro lado

Masaje de abdomen

Terminado lo anterior, trabajaremos el Psoas desde el abdomen. Para ello, colocaremos al paciente boca arriba.

Antes de iniciar con la maniobra, es necesario analizar la tensión que el paciente tiene en esta área ya que, si la musculatura está muy dura o hay mucha tensión, lo más recomendable es realizar un masaje general del abdomen.

Es mejor relajar primero, para evitar que la persona se contraiga con las maniobras más intensas y el problema se empeore.

En esta zona, el músculo del Psoas va desde el ombligo hasta la cresta ilíaca a un nivel muy profundo. Por esta razón, es necesario usar maniobras de mayor alcance que puedan acceder a él.

Importancia de un masaje en el músculo psoas
Localización del psoas en el abdomen

Músculo ilíaco

Para un mejor resultado, antes de masajear el psoas es recomendable trabajar el músculo ilíaco, el cual, se localiza en el interior de la cresta ilíaca. Al relajar primero este músculo, conseguiremos acceder al Psoas sin tanto dolor. Lo ideal es realizar estas maniobras sin aceite.

Terapia en el músculo psoas para reducir dolores de espalda
Músculo ilíaco

Comenzaremos el masaje ubicando el borde de la cresta ilíaca e introduciendo en él las yemas de los dedos. Poco a poco trataremos de lograr una mayor profundidad con el objetivo de abarcar todo el borde del hueso.

Esta maniobra es muy dolorosa, por lo cual, debe hacerse de forma progresiva y ajustándose a la sensibilidad del paciente.

Masaje en el psoas para reducir el dolor de la espalda
Presión en el músculo ilíaco

Si notamos que cuesta lograr una mayor profundidad, es recomendable que le pidamos al paciente que realice respiraciones profundas. Esto nos permitirá acceder mejor y más rápido.

Esta maniobra hay que hacerla durante 1 o 2 minutos, aumentando la profundidad y tratando de conseguir que la sensibilidad baje.

Masaje en el psoas

Después de haber hecho esta técnica, procederemos a trabajar en el Psoas. Para ello, realizaremos 3 divisiones en la zona que va desde la cresta ilíaca hasta el ombligo. En la imagen puedes apreciar cómo realizarlas:

Cómo mejorar la movilidad con un masaje en el psoas
Método para localizar el psoas

El lugar donde tengamos el dedo más cercano a la cresta ilíaca será donde tendremos que profundizar y hacernos hueco entre la musculatura para acceder al Psoas.

El mejor masaje de psoas
Zona en la que vamos a profundizar

Para verificar que estamos trabajando el músculo correcto es necesario que le pidamos al paciente que eleve un poco la rodilla. Si se tensa la zona donde tenemos la mano, significa que estamos en el Psoas.

Mejor masaje para aliviar las molestias del psoas
Presión sobre el psoas

Una vez localizado, realizaremos una presión en dirección al ombligo, como si quisiéramos estirar el músculo desde la cresta ilíaca.

Masaje para relajar y aliviar el músculo psoas
Presión en dirección al ombligo

Esta técnica la repetiremos en ambos lados, sin importar cuál está más afectado.

Masaje relajante en el músculo psoas
Repetiremos el movimiento en el otro lado

Maniobras relajantes

Después de la terapia es importante hacer unas maniobras relajantes y drenantes que mejoren los resultados del masaje.

Los pases relajantes consiguen que la sensación final sea de bienestar y no de dolor.

Consejos Finales

Con este masaje vamos a conseguir que, desde la primera sesión, nuestro paciente sienta grandes cambios y mejorías en todos los problemas relacionados con el Psoas. Además, lograremos relajar maravillosamente el músculo.

Para tener mejores resultados, este masaje se debe combinar con calentamientos de la zona y valoraciones del problema para detectar las áreas donde hay más tensión. Lo ideal sería realizar la terapia al menos una vez a la semana o dos en caso de que haya problemas más graves.

Si con este masaje no se logran grandes resultados, puedes probar con los estiramientos para el Psoas, los cuales, complementarán el masaje y mejorarán tus resultados.

¿Quieres Aprender Más? ¡Inscríbete a Nuestro Curso Online de Iniciación al Masaje Ahora Mismo!

Hasta aquí el artículo de hoy. Si te interesa nuestro contenido, te invitamos a seguir leyendo nuestro blog y a suscribirte a todas nuestras redes sociales. ¡Te encantarán!

Y no lo olvides, cuídate que tu cuerpo es tu templo. ¡Hasta la próxima!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí