Menu

Pedicura: ¿estética o salud?

Debemos de cuidar nuestros pies tanto o más como hacemos con nuestro cabello o nuestra piel, porque unos pies mal cuidados pueden producir graves problemas, llegando incluso a  dificultarnos el caminar. Hacerse la pedicura  no sirve sólo para que nuestros pies luzcan bonitos con los esmaltes de moda de la temporada sino que, además, puede mejorar nuestra salud.

Historia

La palabra pedicura proviene del latín: pedís (pies) curare (curar).

Se encarga tanto de la higiene como de la curación de las afecciones de los pies (que no necesitan tratamiento médico), además de rejuvenecer los pies cansados y dañados.

La historia de la pedicura se remonta a hace unos 4.000 años. La primera representación que encontramos es en Egipto, en una talla de la tumba de un faraón. Los egipcios daban mucha importancia a sus pies. Para esmaltar las uñas, utilizaban el color rojo, considerado en la época, signo de distinción y de pertenencia a la alta sociedad.pedicura Madrid

Posibles afecciones en los pies

  • ROZADURAS:Con el buen tiempo nos quitamos los calcetines y las medias, que son una buena protección de nuestros pies y junto al uso de zapatos nuevos y de la hinchazón de los pies, aparecen las tan dolorosas y molestas rozaduras, que no fallan cada verano. Si no las tratamos rápidamente se transformarán en ampollas, empeorando la situación de nuestros pies y nuestro caminar.
  • TALONES AGRIETADOS Y RESECOS: Sobre todo se produce en las épocas de calor, pues nuestros pies están más al descubierto, lo que provoca que se sequen más y si no los cuidamos aparecerán las grietas en los talones, que pueden resultar muy molestas al caminar, sobre todo si son muy profundas.
  • LOS CALLOS: Son un exceso de piel o células muertas (hiperqueratosis) que  nuestro cuerpo genera como protección ante una rozadura o una presión constante en el pie. El problema surge cuando la parte más callosa, llamada clavo u ojo de gallo, penetra en la piel produciendo ese dolor tan agudo y molesto, en especial con el uso de zapatos apretados o si lo golpeas.
  • JUANETES: Es una deformación ósea que se produce por el uso excesivo de tacones, calzado estrecho o por una incorrecta forma de caminar. Origina un enrojecimiento alrededor del dedo gordo, el cual se va deformando, inclinando y a su vez empujando al resto de los dedos del pie.
  • SUDORACION EXCESIVA (Hiperhidrosis): Genera irritación en los pies, así como mal olor. En este caso en particular, es especialmente importante la higiene diaria, pues en caso contrario traerá consigo la aparición de hongos en los pies.
  • PIE DE ATLETA: Se trata de una infección por hongos  por una sudoración excesiva y por humedad concentrada en los pies.
  • HONGOS EN LAS UÑAS DE LOS PIES (onicomicosis): Se trata de un hongo que se alimenta de la queratina de las uñas, haciendo que estás se vuelvan amarillas, se rompan y si no se trata la uña, se caerá con el paso del tiempo. Hay que tener especial cuidado porque es especialmente contagioso, no sólo para con los demás sino con el resto de nuestras uñas.
  • UÑA ENCARNADA: Sucede cuando la uña durante su crecimiento natural, acaba clavándose en el dedo. Esto se debe a que nos cortamos mal la uñas de los pies (se deben cortar rectas), al uso de zapatos apretados y  todo ello provoca la inflamación e infección del dedo.
  • NEUROMAS: Son la acumulación de tejido alrededor de un nervio inflamado del pie. Pueden producir hormigueo,  entumecimiento,  pérdida del equilibrio, etc.
  • DEDOS EN MARTILLO: Se producen por el encogimiento de los tendones que controlan el movimiento de los dedos de los pies,  los cuales se van inclinando hacia atrás.
  • ESPOLONES: Son prominencias óseas que crecen en los huesos de los pies, causados por estrés en los mismos. Pueden o no ser dolorosos, dependiendo de cada caso.
  • PIES HINCHADOS: Se puede deber a algo circunstancial como que hemos permanecido mucho tiempo de pie, pero si nuestros pies y tobillos permanecen mucho tiempo así, será síntoma de un problema de salud más grave y debemos acudir al médico.

 

pedicuras Madrid

El tratamiento

Ahora que empieza el buen tiempo, cambiamos de los zapatos cerrados a descubrir nuestros pies y queremos que se vean bonitos y sanos, y en eso el Templo del Masaje puede ayudaros. A continuación vamos a explicaros que tipos de tratamiento hay y en qué consisten:

Una pedicura puede durar entre 30 minutos a 1 hora y media dependiendo del tratamiento que elijas:

  • Baño de pies: 30 minutos (baño, corte, pulido o esmaltado).
  • Peeling y parafina de pies: 30 minutos.
  • Pedicura exprés: 45 minutos (baño, corte, retirada de cutículas, pulido o esmaltado).
  • Pedicura completa: 1  hora y 15 minutos (baño, eliminación de durezas, corte, retirada de cutículas, masaje y  pulido o esmaltado).
  • Pedicura especial: 1 hora y media (Baño, eliminación de durezas, corte, retirada de cutículas, peeling y parafina, más masaje y  pulido o esmaltado).

El terapeuta, además de embellecer tus pies, solucionará problemas como uñas encarnadas, durezas, callos, la sequedad de los pies, etc. Con todo ello conseguiremos el objetivo de mejorar tú salud, pues como ya tratamos en el artículo de reflexología podal (ver aquí), en nuestros pies se encuentran múltiples puntos neurálgicos que conectan con todo nuestro organismo, por lo que si cuidamos nuestros pies, el beneficio repercutirá en el resto de nuestro cuerpo.

 

Beneficios de la pedicura

Lo primero y más evidente es que la piel se revitaliza, quedando un tacto más suave.  Tanto los productos utilizados durante la pedicura (aceites o cremas), como los esmaltes, actúan como protectores haciendo que tus uñas sean más fuertes y tus pies estén prevenidos ante posibles afecciones, evitando a veces que se conviertan en algo grave que requiera la figura de un médico. Además, la pedicura alivia el estrés, aportando relajación tras el masaje que se realiza en el tratamiento.

Cuida tus pies

Revísalos a  menudo, vigila si tienes cortes, ampollas, uñas encarnadas, etc.  Si padeces diabetes, pon especial atención al cuidado de tus pies pues se puede causar daño a los nervios y los vasos sanguíneos de los pies, produciéndose entumecimiento o disminuyendo la   sensibilidad de los pies. Por ello, es posible que los pies no se curen bien si se lesionan o que si  tienes una ampolla no la notes y empeore.

Mantén los pies limpios y secos, sobre todo en verano, que se tiende a usar un calzado más abierto y se suda más. Si vas a llevar zapato cerrado, sécate bien los pies tras la ducha, en especial entre los dedos para evitar los hongos. Utiliza zapatos que se ajusten a las necesidades de tu pie, evita que te aprieten.

Eleva los pies cuando estés sentado, para mejorar la circulación de la sangre y si pasas mucho tiempo sentado, tomate pequeños descansos para levantarte y caminar. Realiza ejercicios de estiramientos, eso te ayudará a mantener los tendones flexibles para evitar lesiones y dolores.

En verano debemos duplicar la hidratación en los pies para evitar una excesiva sequedad que pueda dañarlos, sobre todo evitaremos grietas y descamación.

Realiza al menos una pedicura al mes para sanear tus pies y que valoren si tienes alguna afección o problema que se deba tratar.

Como has podido comprobar, el cuidado de los pies es fundamental para una buena salud y no algo meramente estético o  para mujeres. Acércate al Templo del masaje, descubre nuestra nueva zona de pedicuras, deja que mimemos tus pies como se merecen y  el resto de tu cuerpo te lo agradecerá.

Deja un comentario

Puedes usar estas HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>