Cómo identificar tu tipo de piel

0
24

¡Hola a todos! Soy Maribel Corpa directora de formación y terapeuta en el Templo del Masaje. Hoy hablaremos de los diferentes tipos de pieles que hay, porque seguramente es algo que os genera dudas a muchos.

Normalmente la gente suele decir que “tiene una piel mixta”, lo cual es un poquito erróneo, porque pieles mixtas prácticamente tenemos todos, ya que la mayoría va a tener siempre más glándulas sebáceas en la zona central del cuerpo que en los alrededores, por lo cual, todo el mundo va a tener este tipo de piel en menor o mayor medida.

¡Conoce Nuestros Productos para el Cuidado de la Piel! ¡Te Encantarán!

Por lo cual, esta no es una respuesta correcta, realmente las hay grasas y secas. Además, otra cosa por la que deberíamos conocer nuestro tipo de piel es debido a la importancia que tiene a la hora de elegir productos y tratamientos. Adquirir los más adecuados para ti es fundamental.

¿Cómo identificar mi tipo de piel?

Como puedes ver es muy importante identificar qué tipo de piel tienes. En el día de hoy te vamos a ayudar con unos parámetros un poquito generales que te van a orientar para encontrarlo.

Tamaño del “poro” (anillo folicular)

El primer parámetro para tener en cuenta es el tamaño del mal llamado “poro” que, en realidad, no se llama así, sino anillo folicular porque tiene la capacidad de dilatarse y de contraerse.

Ese anillo folicular va a estar más o menos dilatado. ¡Cuidado! Hay que saber si la dilatación es porque verdaderamente está abierto o porque está engrosado. Muchas veces lo que sucede es que hay demasiada capa córnea o piel muerta que ha engrosado la piel y parece que por profundidad es más grande de lo que realmente es. Por lo cual, hay que analizarlo con mucho cuidado.

Ahora bien, el tamaño va a ser muy indicativo para determinar qué tipo de piel tenemos. Si el anillo folicular no se ve significa que tienes una piel seca. En caso contrario, si somos capaces de visualizarlo a poca distancia tendremos una piel grasa.

NOTA: El poro es la salida de la glándula sudorípara; la salida de la glándula sebácea va a través del anillo folicular.

Untuosidad

Otro parámetro para tener en cuenta es la untuosidad. Se trata de la cantidad de grasita que nos queda cuando nos tocamos con el dedo (con la piel limpia y sin haber usado ninguna crema).



Evidentemente a mayor untuosidad mayor cantidad de grasa tiene la piel. Entonces si te tocas y notas que está completamente seca, significa tienes una piel seca. Sin embargo, si vas tocando varias zonas (no solo una) y observas que tiene un poco de grasa, probablemente tengas una piel grasa.

Otro aspecto para tener en cuenta: La hidratación

Cuando ya hayas determinado si tu piel es grasa o seca, procederemos a descubrir su nivel de agua, ya que es uno de los componentes más relevantes.

Este es un indicativo muy importante. Si tienes una piel deshidratada vas a tender a envejecer mucho más rápido y a perder nutrientes, por lo cual, es fundamental que la repongas.

Uno de los síntomas más claros de la piel deshidrata es que con unos pequeños toques se enrojece, ya que se genera mucha sensibilidad. Esto puede suceder por los cambios de temperatura, el rasurado o cualquier agresión pequeña.

Descamación de la piel

Otro indicativo es la descamación. Si notas que en algunas zonas de la piel están despellejadas puedes estar segura de que sufres deshidratación.

Recuerda que es bueno tratar la grasa, pero es más importante reponer el agua. En conclusión, puedes tener una piel grasa deshidratada o puedes tener una piel seca deshidratada.

¿Cómo elegir una crema para mi tipo de piel?

Como mencionamos anteriormente, es muy importante que el producto que uses sea el más adecuado para tu tipo de piel, por lo cual, aplicarte los productos que tienes en casa, que te deja tu amiga o de los que te han dejado de muestras puede ser una mala idea.



Si quieres saber cómo elegir un buen desmaquillante para tu tipo de piel, conoce los criterios para tener en cuenta.

Ahora bien, elegir cuál es la crema de adecuada es muy importante y hacerlo no es nada fácil, porque hay una gran variedad en el mercado. Existen productos especiales para pieles grasas que te van a dar flexibilidad o también hay cremas específicas más untuosas y nutritivas para las pieles secas, diseñadas para aportar esa grasa que les falta y protegerlas de la contaminación y de todas las agresiones externas.

Entonces para elegir la crema para ti, tendrás que conocer los requerimientos de tu piel más allá de si es grasa o no. Si notas que está mustia, tiene descamación, le falta un poquito de luz, pues quizás un producto con vitaminas pueda mejorarla.

Como te imaginarás existen una gran cantidad de productos para padecimientos específicos más allá de que la piel sea grasa o seca. Por esta razón, si no sabes muy bien cuál elegir, lo mejor es que te dejes asesorar yendo a un centro especializado o que mínimamente te hagas un diagnóstico de manera gratuita.

¡Conoce Nuestros Productos para el Cuidado de la Piel! ¡Te Encantarán!

También puedes hacerte una limpieza de cutis para empezar a preparar y conocer tu piel con el objetivo de encontrar el producto adecuado que le va a ir bien por el resto de tu vida.

En conclusión, conocer tu tipo de piel es importante, pero no lo es todo. También hay que saber que necesita y cuáles son sus requerimientos para elegir el mejor producto (crema, tónico, loción, etc.) para ti.

Espero que este artículo te haya sido de mucha ayuda. Si tienes dudas por favor dejámelas en los comentarios y recuerda siempre cuidarte que tu cuerpo es tu templo. ¡Hasta la próxima!



DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí