Menu

La reflexología podal y la personalidad

La reflexología…una cura para los juanetes

reflexologia podal¿Sabías que el carácter hace que los hombres tengan en mejor estado los pies o que las mujeres sean más propensas a los juanetes? Sí, los pies reflejan lo que nos pasa y manifiestan nuestro carácter. Son ellos, los grandes olvidados, los que nos sostienen y cuando algo del resto del cuerpo, o de la mente, no va bien aparecen las durezas, callos, dolores, etc. Al menos esto es lo que sostiene la reflexología, una técnica milenaria que estudia el pie y cuyo objetivo es detectar enfermedades, o problemas emocionales, y paliarlas a través de presiones en distintos puntos conocidos como “zonas reflejo”. Como en los pies convergen todas las terminaciones nerviosas, al apretar en el punto adecuado se conecta con la dolencia y se trabaja sobre la misma.

Los pies reflejan la personalidad y el carácter. Los hombres, por regla general, son más sencillos, prácticos y viven más despreocupados que las mujeres, por lo que sus pies no suelen presentar grietas, durezas o heridas. No se trata del tipo de zapato sino de la manera de ser. En cambio, las mujeres tienen más patologías en esta zona del cuerpo. Cuando se hacen madres son más tendentes a desarrollar los juanetes, que evidencian la voluntad de que los demás (sus hijos) estén bien, por encima de cualquier cosa, hasta de ellas mismas. Por eso, del anteponer todo antes que el cuidado propio surgen los juanetes. Hay expertos que aseguran que con un cambio de actitud y con sesiones de reflexología podal podrían desaparecer sin cirugía.

A simple vista, los pies revelan otras curiosidades. Por ejemplo, si el dedo gordo, que simboliza la cabeza, y la uña son grandes quiere decir que la persona es testaruda. En cambio, si es pequeño que la persona es manipulable. Los dedos de los pies también son buenos indicadores de la personalidad. Los dos siguientes al dedo gordo representan la vista y, en concreto, el índice a la visión “más allá”, es decir, la intuición. Ellos muestran si la persona es más o menos observadora. El anular y el meñique aluden al oído. El más pequeño de todos hace referencia a la empatía y a la escucha de lo que dicen los demás.

Las personas con grietas o dedos torcidos manifiestan que han sido heridas y ahora son más cerradas al contacto humano. Las durezas en los pies, algo contra lo que luchan muchas mujeres en el verano, son protecciones al exterior. Durante el período estival también es frecuente que muchas se hagan la pedicura, algo que tiene un alto efecto terapéutico. La coquetería en los pies está relacionada con el estado de ánimo y el simple hecho de hacerla sube la autoestima.

Una sesión de reflexología podal puede, además de desestresar y relajar, hacer que el paciente conecte con aquellos aspectos olvidados de su vida, comenzar a ser un poco más consciente y empezar a reconstruirse desde la base, pues los pies son como los cimientos de una casa y, sin ellos, el tejado nunca podrá sostenerse.

Reserva tu cita de reflexología podal en Madrid aquí 

 

 

Deja un comentario

Puedes usar estas HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>