Reflexología Podal: La solución a los problemas de gases

0
261

Vamos a hablar sobre la reflexología y su uso en el tratamiento y solución del problema de gases que tanto nos incomoda.

Como nos lo habéis dejado saber en muchos comentarios y vemos que es una preocupación común, hemos decidido hacer este artículo para que os ayude a combatir los problemas relacionados con la regularidad con la que vamos al baño generados en estos tiempos por el sedentarismo u otros factores.

¿Quieres Saber Más? ¡Suscríbete a Nuestro Curso de Reflexología Ahora!

Reflexología podal para la digestión

Suele haber muchos problemas digestivos generados por el sedentarismo y posturas estancadas que acaban bloqueando el sistema digestivo haciendo que el abdomen se hinche.

Lo más importante para evitar los gases, es empezar comiendo bien y para eso hay que masticar muchas veces el alimento hasta hacerlo papilla. Esto hará que la digestión sea mejor evitando la hinchazón abdominal.

Zona del dedo gordo

Para comenzar el tratamiento, trabajaremos en la zona que está justo en la base del dedo gordo (donde está la arruguita). Una vez ubicada esa esquinita vamos a bombear. Si tú engulles y no masticas bien la comida, vas a notar un craqueo, dureza o una bola más gordita. Para eliminarlo colocaremos ahí el pulgar y comenzaremos a hacer bombeos hasta que notemos que ese craqueo ha disminuido o se ablandó.

Parte gigestiva: “esófago y estómago”

Después vamos a pasar a la parte digestiva, concretamente a la zona del esófago y del estómago.

El esófago está situado entre el primer y el segundo dedo del pie. Aquí hay un canalito, en el que vamos a ir arrastrando el dedo hasta llegar a la bolita qué encontramos en el primer metatarso. Ahí iremos con el pulgar y haremos unos arrastres para facilitar el paso de todo desde el esófago hasta el estómago.

Después deberemos trabajar la zona del estómago para quitarle la tensión y facilitar las digestiones. Para lograrlo, con el pulgar vamos a ir caminando desde la zona del puente hasta dónde nos deje. Ya hemos hablado otras veces que el tamaño del estómago es diferente en cada persona, todo dependerá de su apetito.

Repetiremos varias veces el caminito hasta la pared, si nos encontramos una zona un poquito más durita que craquea o que tiene alguna bolita adentro, ahí vamos a insistir, porque son tensiones del estómago que necesitamos aflojar. Una vez finalizado lo anterior, procederemos a vaciar el estómago, para hacerlo usaremos el bordecito del dedo llevándolo desde el inicio hasta el final.



Zona del talón: “intestino grueso y delgado”

Para tratar los gases es importante trabajar con los intestinos (grueso y delgado), ya que son básicos para su formación. Para ello nos ubicaremos en la zona interna y externa del talón del pie, ya que estas son las áreas donde se encuentran.

En la parte más interna estará el intestino delgado y en la parte externa el intestino grueso.

Para tratarlas haremos uso de dos maniobras: En la primera trabajaremos con los pulgares con el objetivo de romper toda la dureza que nos vayamos encontrando en un sentido y en el otro. Cuántas más durezas eliminemos, mejores serán las digestiones posteriores.

La segunda maniobra incluirá los nudillos. Para ello, iremos aflojando todo el alrededor del pie y la parte central haciendo movimientos circulares. Esto facilitará la eliminación de residuos en el intestino grueso.

Para finalizar, iremos al pie derecho y ubicaremos la zona del estómago. Toma en cuenta, que es mucho más pequeño, ya que solo llega hasta el primer metatarso. Así que ahí, vamos a ir con el pulgar haciendo los mismos caminitos hasta cubrir el primer dedo. Ahora con el pulgar de la otra mano, haremos un arrastre desde la parte de arriba del metatarso hasta abajo para cubrir toda la zona del estómago.



Masaje en el dorso del pie: ingle

Una vez que ya hemos trabajado toda la parte de la planta del pie, pasaremos al dorso. Comenzaremos haciendo un bombeo en toda la zona de tobillo a tobillo con la intención de facilitar el drenado del sistema linfático.

Para ubicar la zona colocaremos los pulgares en la planta y flexionaremos un poquito el pie. Al hacer esto nos quedan unos huequitos, entonces con las yemas de los dedos vamos a bombearlos con el objetivo de que los ganglios drenen el sistema linfático.

Recuerda, con los pulgares debes hacer el movimiento de flexionar el pie y con las yemas de los dedos bombeas justo en el área de los tendones del pie.

Masaje en el dorso inferior: abdominal

Después de trabajar la ingle, vamos a tratar la parte abdominal para drenarla. Esta se ubica en el dorso inferior.

Haremos el mismo movimiento con los pulgares para sujetar el pie, pero esta vez los deditos van a subir un poquito después de cada bombeo. La presión siempre va a ser hacia abajo, dirigida a la zona que habíamos tratado de tobillo a tobillo.

Una vez que lleguemos hasta la mitad del dorso aproximadamente , volveremos a bajar, repitiendo el proceso todas las veces que necesitemos hasta que veamos la zona más ablandada, más suave y con otra textura.

Finalizando el masaje

Y ya para finalizar el masaje para los gases, vamos a trabajar justo esta zona de aquí (ver vídeo).

Normalmente si tienes un problema de gases, esta zona la vas a ver abultada, de forma circular, con granulados e hinchazón. Eso es un indicativo de que tienes una retención de gases.

Para tratarla colocaremos el dedo índice un poquito flexionado y haremos una presión suave tratando de vaciar esa bolsa con un arrastre hacia el hueco del tobillo.

Todo esto lo vamos a llevar con el dedo en plano. No tiene que hacer daño y no tiene que molestar, ya que debe ser un masaje agradable. Si no sabéis la presión que tenéis que hacer será mejor que le preguntéis a la persona a la que le estáis dando el masaje para orientaros mejor.

Lo haremos todas las veces que necesitemos hasta que notemos que la zona ha cambiado.

Al finalizar este masaje pasaremos al pie derecho. Ahí la única consideración que vamos a tener es el cambio del sistema digestivo. Una vez que ya lo hemos hecho en los dos pies el trabajo quedará finalizado.

¿Quieres Saber Más? ¡Suscríbete a Nuestro Curso de Reflexología Ahora!

Al terminar el proceso, os recomiendo que no pongáis los pies en un suelo frío, ya que los hemos dejado relajados y con calorcito.

Así que procura poner una alfombra o una mantita en el suelo para pisar y así vais a poder mantener el calorcito del pie. Si tenéis un problema de gases os recomiendo haceros este masaje todos los días, sobre todo antes de dormir. Si no podéis, por lo menos, procurad hacerlo al menos una vez a la semana.

Espero que os sirva, lo pongáis en práctica y os ayude a tener el abdomen más plano. También deseo que os haya gustado el artículo, si es así poned en los comentarios si tenéis dudas y si todavía no os habéis suscrito a nuestro canalde YouTube no sé a qué estáis esperando.

¡Nos vemos en el siguiente artículo! ¡Y no olvidéis cuidaros que vuestro cuerpo es vuestro templo! ¡Hasta la próxima!



DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí