Menu

7 cosas que no te cuentan en una limpieza de cutis

En Madrid hay casi tantos sitios de tratamientos faciales que prometen ese “milagro que tu cara necesita” como gente dispuesta a probarlo todo. Y es que hay que tener claro qué es lo que hace que una limpieza de cutis destaque y sea realmente eso, una limpieza profunda de piel y no una simple mascarillas y unas cremas.

La confianza de los clientes no llega a través de publicaciones de fotos con famosos en redes sociales ni a través de fiestas con “influencers” sino de un trabajo bien hecho. Por ello, las dueñas de los centros Templo del Masaje eligen no sólo los mejores productos, sino las técnicas más eficaces y menos dañinas. Para ello vamos a enumerar las 7 cosas que debes tener en cuenta a la hora de elegir a tu profesional para tu tratamiento facial.

  1. Máquinas y aparatos, los justos

En Templo del Masaje ni siquiera usamos el típico aparato de vapor, que sirve para dilatar el poro y ablandar la piel. Eso es así porque hay pieles cuya microcirculación no soporta bien el calor y cuesta bastante recuperarse de la rojez que provoca.

Gracias a las técnicas usadas, uno sale directamente de la limpieza a sus quehaceres diarios sin marcas ni rojeces. Pero no es porque no tengamos los aparatos más sofisticados o los últimos ingredientes de moda (que sí los tenemos), sino porque hay que saber cuándo aplicar qué cosa más allá de lo que sea última tendencia que, en la mayoría de los casos, en seguida pasa de moda.

  1. Diagnóstico exhaustivo

Cuando realizamos un tratamiento facial en Templo del Masaje, aunque sea una limpieza de cutis (que la llamamos Terapia de Higiene Facial Personalizada), es mucho más de lo que su nombre indica. Nos preocupamos que lo primero de todo, nuestros clientes se relajen, que disfruten de la música, las velas, los olores, las orquídeas. Nos interesa saber qué preocupa a la persona que tenemos delante, qué expectativas tiene sobre su rostro, cómo su estilo de vida afecta a su piel. Es importantísimo saber qué ha llevado a la persona a vernos. No es lo mismo un mantenimiento de una piel muy cuidada, que una persona que siempre lleva maquillaje o una tendencia a tener granos. Cada caso tiene una limpieza y un cuidado distintos.

  1. Los productos de una limpieza de cutis

Esto es algo que pasa mucho hoy en día y es triste y sorprendente a partes iguales. Atención al dato: hay sitios que te recomiendan productos con perfume para tratar problemas de la piel.

Sí, si no sabes las repercusiones que tiene, es algo para informarse. Actualmente hay un marketing muy intenso para vender productos ecológicos, con ingredientes ecológicos, sin testar en animales, con unos envases reciclables, y un largo etcétera. Pero lo que nadie habla es la cantidad de perfume que llevan muchos de esos productos. Que, además, se venden más porque huelen bien.

Ya sabes, si la crema huele demasiado bien, sospecha. El perfume tiene que ser lo justo y necesario para que el producto no huela mal, si es que alguno de los ingredientes tiene un olor desagradable. Pero si el producto huele demasiado bien, algo pasa.

  1. El comienzo

limpieza de cutis madrid

Para empezar, hay que limpiar o desmaquillar la piel. Aquí mucha gente usa un limpiador y un tónico, el mismo para todos. Esto no debe ser así. Las pieles secas deberán ser tratadas con productos distintos a las pieles grasas. Hay limpiadores que además de limpiar, secan el agua de la piel (deshidratan) y hay jabones que hacen lo mismo. Si una persona con una piel sensible y/o seca recibe este tipo de producto en su piel, va a empezar a enrojecer. Si este cliente usara este tipo de producto a diario, con una piel seca, lo que conseguiría es acelerar la aparición de arrugas.

Igualmente, las pieles grasas deben ser limpiadas a fondo y además usar productos que seborregulen, es decir, que ayuden a que la piel reduzca la generación de grasa si es que eso está causando problemas como granos o acné.

  1. La extracción

Toda limpieza ha de tener una extracción de lo que se llama puntos negros, comedones, pústulas. No es necesario el uso de vapor, ya que tiene más inconvenientes que ventajas. Además, en Templo del Masaje, realizamos un masaje facial para relajar la piel y músculos antes de la extracción, lo que va a ayudar mucho en todo el proceso.

Lo que usamos en Templo del Masaje para ayudar con los granos son pequeñas microagujas para destapar la salida del folículo pilosebáceo (lo que se llama coloquialmente poro) y así sacar el contenido sin dañar la piel y una técnica de bombeo.

A diferencia de una herramienta tradicional de extracción de comedones, que la mayoría de los esteticistas utilizan para presionar sobre la piel y liberar puntos negros y espinillas, nosotros usamos una microagujas para señalar exactamente lo que debe liberarse sin molestar al resto de la piel. Esta técnica es lo que la distingue y hace que nuestros clientes regresen y es la base de una tez brillante, saludable y minuciosamente limpia.

  1. Exfoliación

Hay esteticistas que primero hacen la exfoliación y después la extracción. Este no es el orden correcto ya que, al hacer la extracción, puede haber pequeñas descamaciones o alguna parte de la piel que necesita un posterior pulido. Si hacemos el peeling después de la extracción, nos aseguramos ese tacto suave y uniforme por todas las zonas de la piel.

Es importante usar un peeling o exfoliante mecánico y no químico. Si lo que queremos es una limpieza de cutis, el peeling mecánico nos va a prevenir de una exfoliación excesiva de capas de la piel que podrían verse afectadas, especialmente en verano. Por mucha protección solar que nos pongamos, si vamos a estar con tratamientos agresivos y más en países donde hay mucho sol, vamos a tener problemas de manchas, como mínimo.

  1. Mascarilla final

limpieza de cutisNo todas las mascarillas valen o, mejor dicho, no todas las mascarillas sirven para todo el mundo en todo momento. Ahora están de moda mascarillas de oro, de hoja de coco, de carbón y de infinidad de cosas que suenan muy novedosas y que por ello se cobran muy caras.

La mejor mascarilla es la que lleva los elementos que necesita la piel en cada zona y en el momento del tratamiento. En Templo del Masaje aplicamos una mezcla de vitaminas, colágeno, sérum calmantes, extracto embrionario, etc. de multitud de productos según la profesional considere en ese momento para ese cliente. Además, no se aplica todo el producto en todo el rostro y cuello, sino que cada zona lleva el producto adecuado. Hay zonas de la cara que pueden estar más sensibles o más secas o más grasas. Cada una de esas zonas ha de tratarse para recuperar el equilibrio.

Lo mismo pasa con la crema final. Hay que aplicar en cada zona la crema adecuada al estado de la piel.

En resumen, una limpieza no es echar unos productos de tal o cual marca porque “a mí me han ido muy bien”, hacer explotar unos granos y poner una crema al final. En una limpieza completa, se tarda aproximadamente una hora. Además, la sensación al salir de una limpieza profunda es de limpieza, suavidad, ligereza y relajación. No es necesario salir con la cara roja ni hinchada para realizar un buen trabajo, sino todo lo contrario. A fin de cuentas, una buena limpieza es indispensable para cualquier tratamiento facial posterior. Si la piel está engrosada y sucia, va a absorber mucho peor cualquier producto que se le aplique y reaccionará peor hasta con el aparato más milagroso.

Deja un comentario

Puedes usar estas HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>