Menu

Mitos y verdades sobre la acupuntura

Ansiedad, fibromialgia, migrañas, depresión, infertilidad, adicciones, calambres musculares… hay cientos de patologías que actualmente son tratadas por la medicina clínica pero sin llegar a aliviar a quien las sufre. Las pastillas o tratamientos farmacológicos interminables, o las idas y venidas de los especialistas sin obtener resultado, han hecho que cada vez más personas opten por la acupuntura como método natural para el tratamiento y alivio de enfermedades.

acupunturaEsta técnica, empleada fundamentalmente en China desde hace siglos, consiste en la estimulación de puntos anatómicos específicos mediante agujas. En los últimos años se ha convertido en una terapia alternativa con resultados más que favorables para un perfil de población muy amplio, pues acuden pacientes de todas las edades, sexo y con problemas diferentes.

Una sesión de acupuntura va más allá de someterse a las agujas. La persona que llega a su primera cita es recibida por el especialista quien, primero, se sienta a conversar con él. Esta charla tranquila, en la que se realizan una serie de preguntas para obtener un diagnóstico, es uno de los puntos en los que se diferencia de la medicina clínica, pues en esta terapia alternativa sí se ahonda en el origen de las dolencias.

¿Cómo te sientes? ¿Has tenido una buena semana? ¿Estás preocupado? ¿Qué alimentos no puedes digerir bien? ¿Cómo duermes últimamente? Estos son solo algunos ejemplos de las preguntas que se realizan en la consulta… cuestiones para saber más sobre el estado emocional que sobre el estado de salud, pues el primero se suele tener olvidado, mientras que va somatizando y reflejándose en el cuerpo.

En conclusión, la acupuntura es un tratamiento global. Primero se crea un canal de comunicación oral, hablando y escuchando al paciente. Después hay un proceso de recolocación del cuerpo y articulaciones, para conocer dónde hay tensión. El último paso es la introducción de las agujas en los puntos estratégicos, con el fin de restablecer la energía que atraviesa todo el cuerpo, y que se ha ido perdiendo por diversos factores, externos e internos, emocionales y físicos.

¿Es dolorosa la Acupuntura?

Las agujas son metálicas y muy finas de tal forma que penetral sin problema en la piel. Las sensaciones son distintas en cada persona y aunque no es un tratamiento doloroso sí se nota el palpitar de la energía. Dependiendo de la sesión y patología a tratar, se suelen poner entre 10 y 12 agujas en el cuerpo, de la cabeza al tronco y en el tren inferior. En algunos casos, se puede completar la sesión aplicando en una zona la moxibustión.
La acupuntura gana cada día más adeptos, pues alivia, en general, el dolor muscular, neuropático y articular. Tras una sesión el cuerpo está distinto, más relajado y liberado. Muchos consideran que tiene un efecto placebo y, sin embargo, otros aseguran que es la mejor vía de escape a sus dolencias, ¿por qué no probarlo para salir de dudas?

Deja un comentario

Puedes usar estas HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>