Menu

Los peligros de las uñas de gel

uñas gelEl nailart o la moda de llevar una manicura perfecta ha hecho que muchas mujeres opten por ponerse uñas de gel; una alternativa para las que tienen sus propias uñas quebradizas o para las que no consiguen llevarlas largas mediante un fuerte pegamento. Las uñas de gel son moldes prefabricados que se superponen a la propia uña. Una vez colocadas se pueden pintar y limar y su durabilidad depende, sobre todo, de la rapidez del crecimiento de la uña natural pues cuando ésta crece puede llegar a partir la artificial.

Son muchos los factores que llevan a las mujeres hasta un centro de estética para lucir diseños y uñas de infarto. Entre ellos  destaca que se trate de una opción relativamente económica que permite presumir de esmaltes originales e impecables permanentes en el tiempo.  Son una buena alternativa para quien se muerde las uñas o las tiene excesivamente quebradizas. Se las considera “las uñas confort” pues una vez que se ponen, la usuaria se despreocupa. Sin embargo, las uñas artificiales traen una lista de contraindicaciones, a veces, desconocidas.

En primer lugar está el inconveniente del crecimiento de la propia uña, es decir, que la postiza estará más larga e impedirá realizar ciertas tareas por la longitud que irá alcanzando según crezca la que está debajo. En segundo lugar está el temido momento de deshacerse de la postiza y descubrir el estado en el que se encuentra la uña verdadera. Por regla general, se encuentran debilitadas y les faltan capas. Además, para evitar asperezas hay que pulirlas, lo que las afina aun más. Quitar las uñas de gel sin estropear la uña natural es más fácil de lo que se cree, pero hay que saber hacerlo y dejarlo en manos de profesionales. En el Templo del Masaje nos encargamos de ello.

Lo fundamental es no arrancarlas directamente pues de este modo se elimina la primera capa de la uña natural. Esto podría suponerte semanas de molestias y que tus uñas queden frágiles.  Primero hay que cortar y limar la uña postiza hasta que quede igualada con la natural; ayuda también el limar la superficie de la uña de gel para irla reduciendo. Tras este paso hay que introducir las uñas en acetona o cubrirlas con un algodón empapado de este producto, al menos durante quince minutos para eliminar el efecto del pegamento.quitar-unas-gel

Una vez transcurrido este tiempo, que en ocasiones puede ser algo superior, la uña de gel se levanta con un palito de naranjo desprendiéndose con facilidad. Si esto no fuera así, hay que regresar unos minutos más al bañado con acetona. Cuando ya se han retirado todas las uñas artificiales se procede a limar las propias y a lavarlas con agua y jabón. Una vez secas hay que aplicar crema hidratante y una capa de brillo fortalecedor en las uñas. El cuidado durante las semanas posteriores también será primordial para una rápida recuperación de las uñas.

 

Comentarios ( 1 )

Deja un comentario

Puedes usar estas HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>