Inicio Belleza Tipos de mascarillas para la cara: ¿Cuál debería elegir?

Tipos de mascarillas para la cara: ¿Cuál debería elegir?

De un tiempo a esta parte, las mascarillas faciales se han convertido en un auténtico “must” en cualquier rutina de belleza que se precie.

El principal beneficio de las mascarillas es que contienen una alta concentración de principios activos que actúan de forma instantánea en la piel, multiplicando su efecto tanto en la superficie de la piel como en capas más profundas de la epidermis.

Este producto que, hasta hace poco, se reservaba sólo para ocasiones especiales, se incorpora, de pronto, lleno de fuerza, a los catálogos de las principales marcas cosméticas, con un precio asequible y una amplia variedad de tratamientos y formatos.

Pero… ahora que hay tanta variedad y que están “tan” a nuestro alcance, la duda es… ¿cuál elijo para mi?

Lo primero es elegir una mascarilla facial que se adapte a tu tipología de piel y luego ya centrarnos en el formato que más nos gusta y en la función y el resultado que queremos que tenga sobre nuestra piel.

Como decíamos antes, hay muchos tipos de mascarillas para la cara, así que lo mejor es que hagamos un breve repaso de todas ellas, para conocer sus diferencias:

Las mascarillas clásicas

Son las mascarillas cosméticas de toda la vida, las que vienen en un frasquito y se aplican sobre el rostro, con los dedos, como cualquier crema hidratante. Aunque últimamente, también pueden encontrarse en prácticas ampollas monodósis o en tubo.

Dentro de esta gama de mascarillas, hay tantas como soluciones requiere la piel: exfoliantes, hidratantes, reafirmantes, para mejorar el tono, para aportar luminosidad a la piel…

Este tipo de mascarillas suelen estar especialmente recomendadas para pieles secas, ya que por su composición y su forma de aplicado, favorecen la penetración de los nutrientes en la piel, consiguiendo un efecto suavizante del rostro.

Las mascarillas Peel Off

Son esas mascarillas con textura de gel, que se adaptan al rostro como una doble piel de gelatina, y al retirarse se llevan todas las impurezas de la piel.

Lo ideal es que antes de aplicarte esta mascarilla, te dés un baño de vapor para ayudar a que los poros se abran y así puedas retirar las impurezas más fácilmente, obteniendo un mejor resultado. A la hora de retirar estas mascarillas, es importante hacerlo con cuidado y retirando la película de la mascarilla desde la zona inferior del rostro, hacia arriba.



Las mascarillas oclusivas

Estas mascarillas, como puede ser la Fórmula X.A. 31 IMBIBI-MASC de Lamdors son unas mascarillas oclusiva que provoca la imbibición de la propia emulsión natural de nuestra piel y de los elementos tratantes que pongamos por debajo. Lo que conseguimos, a parte de devolver la lozanía y jugosidad al tejido cutáneo, es que cualquier sérum que pongamos debajo, se absorba.

Las mascarillas de barro

Este tipo de mascarillas suelen aplicarse con frecuencia en centros especializados como salones de belleza o centros de estética y se emplean para limpiar el rostro en profundidad e hidratarlo al mismo tiempo.  Echa un vistazo aquí.

Están hechas de arcilla, aprovechando sus propiedades antisépticas, calmantes, estimulantes y regeneradoras y se aplican con el objetivo de absorber las impurezas de la piel,  limpiar el poro e profundidad e hidratar la piel del rostro.
Suelen aplicarse con una brocha, generalmente, y se retira pasados unos 15 minutos con agua tibia.

Las mascarillas de velo

Las mascarillas de velo son muy frecuentes en países asiáticos como Korea o Japón, se trata de mascarillas de celulosa empapadas en todo tipo de principios activos en función de las necesidades de cada rostro.

Este formato es muy cómodo porque están diseñadas para adaptarse perfectamente a la fisionomía de cualquier rostro y te permiten realizar otras actividades mientras el producto actúa sobre tu piel y sus principios activos (antiarrugas, hidratación, regeneración, relajación, luminosidad…) llegan a las capas más profundas de la piel, actuando sobre ellas.

Una de sus mayores ventajas frente a otras mascarillas es la de no tener que enjuagar la cara después, y la de no tener que retirar molestos residuos de la piel, por lo que la puedes usar, además en cualquier momento del día.

Una mascarilla muy buena es el Velo Resfill de SkinClinic.

Las mascarillas en polvo

Este tipo de mascarillas vienen en polvo, pero antes de aplicarlas, hay que mezclarlas con agua hasta conseguir una pasta homogénea. A su favor tienen, que no generan tantos residuos como otras mascarillas, las de velo, por ejemplo. ¿En su contra? Que hay que prepararla y eso lleva tiempo.

Se aconseja aplicar este tipo de mascarillas con un grosor de unos 2 mm sobre rostro, cuello y escote y retirarla tras unos 10-15 minutos, cuando se haya quedado totalmente compacta.



Las mascarillas en stick

De este tipo de mascarillas destaca su novedoso formato que permite aplicar el producto de forma sencilla, dosificando la cantidad exacta de producto que necesita nuestra piel sin tener que mancharnos las manos, ni desperdiciar producto. Además, este formato también nos facilita la práctica del multimasking: la posibilidad de combinar mascarillas con diferentes funciones en distintas zonas del rostro, al mismo tiempo, para dar respuesta a las distintas necesidades de nuestra piel.

Las bubble masks

Estas mascarillas carbonatadas, recién llegadas de Korea ya se han convertido en lo último de lo último. Se aplican en el rostro y en 5 minutos el principio activo empieza a efervescer en contacto con la piel y a generar diminutas burbujas que prometen limpiar los poros a fondo, sin resecar la piel y aportándole una mayor luminosidad.

Las mascarillas caseras

Pero en esto de las mascarillas no todo va a ser gastar. También podemos hacer mascarillas caseras con ingredientes como la miel (exfoliante natural) el aloe vera (hidratación) o la avena (calmante, hidratante, antioxidante) y aprovechar todas sus propiedades beneficiosas para la piel, sin tener que hacer grandes inversiones.

Y tú ¿con cuál te quedas?



DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- OFERTA -

CATEGORÍAS

LO MÁS POPULAR

Reflexología, 7 cursiosidades que no todo el mundo sabe

Nos sostienen, nos transportan, con ellos practicamos deporte e intentamos que luzcan bien con...

Piernas hinchadas: síntomas y causas

¿Qué es? Se conoce comúnmente como piernas hinchadas a un edema (presencia de un exceso...

Dolor después del masaje

Tras una sesión puede ser probable que se sienta dolor después del masaje en...

Moxibustion: el calor que te equilibra

En artículos anteriores, hemos hablado sobre la Medicina Tradicional China y algunas de sus...