Menu

Inconsciente biológico

incosciente biológicoEl hombre es un lobo para el hombre, pero más allá es un lobo para sí mismo.

La enfermedad nos posiciona irremediablemente en el papel de víctima, para que nos cuiden y nos mimen.

Pero qué pasaría si nos diéramos cuenta de que no somos víctimas de una enfermedad, sino verdugos de nuestro cuerpo.

¿Qué hay detrás de la enfermedad? El dolor lo achacamos a algo externo que no tiene que ver con nosotros: una mala postura,  un esfuerzo… nos quedamos en la explicación mental, que además paradójicamente es la que menos dolor nos va a proporcionar. Una pastilla y adiós síntoma.

Pero, ¿y si vuelve? ¿Nos sumergimos otra vez en esta rueda o vamos más allá?

Reflexionar sobre nuestro estilo de vida e intentar recordar qué nos estaba preocupando justo cuando apareció el dolor, puede ser la mejor manera de evitar que ese síntoma nos repercuta de una manera más decisiva en nuestra vida.

El Inconsciente Biólogico nos habla de lo que verdaderamente sentimos y pensamos. Vivimos sumergidos en incoherencias emocionales, pensamos una cosa, pero hacemos otra, ¿a quién perjudica esto? a nuestro cuerpo, no somos víctimas, somos verdugos de nuestras ambigüedades.

Esto es mucho más complejo, pues hay ciertas emociones “políticamente no correctas” que posiblemente ni sepamos de una manera consciente que son nuestras. Requiere reflexión, atención y dedicación.

Podemos empezar por valorar en una situación nuestra actitud última y posteriormente observar si nuestro cuerpo ha sufrido algún cambio (enfermedad), esto nos ayudará a descubrir lo que inconscientemente es bueno para nosotros.

Es un camino complejo, pero terriblemente sanador.

¿Te atreves a iniciarlo?

 

Comentarios ( 1 )
  • Muy bueno. Me ha llamado particularmente la atención y añadiría que si el hombre es peligroso para el hombre lo es porque es peligroso para sí mismo, de lo contrario sería consciente del daño ajeno; la frase de Hobbes, desafortunadamente, ha quedado desactualizada por lo hechos y hoy en día el lobo parece un gatito. Pero, al hilo del magnifico post, efectivamente podríamos decir que somos enfermos en potencia en cuanto despreciamos el valor de estar sanos. Así dicho puede parecer sorprendente si no fuera porque el arte de ser humano consiste en descubrir que lo somos, y todavía andamos tan lejos como que hemos renunciado a ser exploradores de nuestra intimidad para ser controladores de la intimidad del otro, nuestro sentido de ser ha encallecido en la superficialidad del automatismo, y resulta muy fácil rechazar lo que no se deja conocer. Enhorabuena y gracias.

Deja un comentario

Puedes usar estas HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>