Inicio Masaje Cómo tratar la contractura muscular.

Cómo tratar la contractura muscular.

¿Cómo combatir esta epidemia del siglo XXI?

Hoy en día es difícil no conocer a alguien que no haya sufrido nunca una contracción muscular, algunos, porque llevamos un ritmo de vida a veces demasiado acelerado, otros porque no mantenemos una correcta higiene postural en el trabajo o porque hemos realizado una actividad física inapropiada o con demasiada intensidad.



Las contracturas musculares se pueden producir por un exceso de estrés, por no calentar correctamente antes de realizar ejercicio, por sedentarismo, por pasar muchas horas en la misma postura y por muchas causas más, pero antes de nada, aclaremos:

¿Qué es una contractura muscular?

La contractura muscular es una contracción continuada de un músculo y sus fibras, en la que se altera su funcionamiento habitual produciendo dolor y malestar.

La tensión que se produce en el músculo por culpa de esa contracción impide que la sangre llegue correctamente a las células musculares y produce que se acumulen toxinas, haciendo que las terminaciones nerviosas del músculo envíen señales al cerebro produciendo dolor.

¿Qué tipos de contracturas musculares son las más frecuentes?

La contractura más frecuente suele ser la contractura de cuello (centrándose en distintos puntos concretos como en el caso de la contractura cervical o el caso de la contractura del trapecio) y se suele producir como consecuencia de una mala postura, un sobreesfuerzo o simplemente estrés.

Una mala postura en el puesto de trabajo, con la espalda curvada y los hombros hacia adelante, dejando la cabeza adelantada, hace que el peso de la cabeza se multiplique por dos o incluso por tres, exigiendo a los músculos del cuello (cervicales y trapecios) un mayor esfuerzo.

Los músculos cervicales tratan de aguantar el peso de la cabeza y eso hace que se sobrecarguen y se vuelvan fibrosos y rígidos, generando calambres y contracturas.

El agotamiento y la rigidez de estos músculos, además puede hacer que el dolor se extienda también a brazos, cabeza y espalda.

La contractura de espalda o contractura lumbar es otra de las contracturas más frecuentes. Suele producirse también por una sobrecarga, consecuencia de un trabajo excesivo, una mala postura, o la carga excesiva de pesos en una postura inadecuada.

Cuando la musculatura lumbar se sobrecarga, se habla de lumbalgia o contractura lumbar que se detecta por un dolor intenso en la zona baja de la espalda que dificulta los movimientos normales de la columna.



Síntomas de la contractura muscular.

Lo síntomas, como ya hemos identificado anteriormente, pueden resumirse en:

– Dolor muscular localizado

– Dificultad a la hora de realizar ciertos movimientos con el cuello o la espalda

– Dificultad para estirar el músculo afectado debido a dolor

– Dificultad para mover la articulación o un miembro cercano al del músculo adolorido

Tratamiento

Aunque existen ciertos fármacos y ejercicios que ayudan a paliar los síntomas de las contracturas, lo ideal es acudir a un especialista que sepa tratar la zona con un trabajo específico.

En este caso el masaje terapéutico es una forma ideal para liberar los calambres y contracturas y relajar las tensiones de la zona.

Hablamos de un masaje experto en el que se localicen las zonas más tensas y los grupos de fibras más rígidas y se trabajen en profundidad pero con detalle: presiones ligeras, bombeos… que permitan limpiar la zona de toxinas y reactivar la entrada de la sangre con nutrientes y oxígeno.

Además de los masajes, los estiramientos son otra técnica muy eficaz para liberar la rigidez muscular.

En este caso, el masajista se centrará en realizar estiramientos dirigidos al tejido fascial, tejidos de unión muscular, que también estarán rígidos y habrán sufrido los efectos de las malas posturas y del estrés.

Son muchos y diversos los tratamientos que existen para paliar los síntomas de la contractura muscular, pero sin duda alguna el mejor tratamiento es prevenir, para ello, recomendamos mantener siempre una postura adecuada, calentar todas las zonas del cuerpo antes de realizar ejercicios específicos y realizar estiramientos cada hora, cuando estamos mucho tiempo en la misma postura, en casa o en nuestro puesto de trabajo.

También es importante la postura al dormir, elegir una almohada adecuada, caminar con la espalda y el tronco erguidos, evitar el estrés y mantener los hombros y el cuello relajados.

En el caso de que existan dolores musculares, como ardor, podemos usar un producto muy bueno que es el C16 de Lamdors. Este producto es una solución semi-oleosa indicada para el masaje muscular con acción termo-crioterapéutica. Esto quiere decir, para que nos entendamos, que es un líquido un poco oleoso que va a tener un efecto frío-calor. Es decir, que cuando lo aplicamos, da frío tipo mentol, pero cuando lo masajeamos, da bastante calor. Así que si nos lo echamos y masajeamos un rato, va a mejorar mucho la sensación de la zona dolorida. Puedes comprar este producto en nuestra tienda online pinchando aquí.



Otro producto famoso es el Bálsamo de Tigre, que es un ungüento tailandés que dilata los vasos sanguíneos y produce un efecto calorífico que hace que se relajen los músculos y tendones. De ese modo alivia el dolor. Lleva alcanfor, alcanfor (al igual que el C16 de Lamdors) es un potente antiinflamatorio mientras que el mentol y el clavo actúan como analgésicos. Esto unido a la acción antirreumática De cajeput, hace que el Bálsamo de Tigre dé muy buenos resultados en casos de cualquier dolencia esquelético-muscular (torceduras, esguinces leves, artritis o artrosis). También es un buen remedio para dolores de cabeza o dolores de cuello tensionales. Podemos encontrar dos tipos de Bálsamo de Tigre: el rojo y el blanco. La única diferencia entre ellos es que el bálsamo rojo contiene el aceite esencial de canela china mientras que el blanco no contiene ese aceite esencial.

Bálsamo De Tigre 30g Rojo Super Fuerza Alivio De Dolor Crema Tailandia Tiger Balm
  • Para el tratamiento de reumatismos, dolores musculares, agujetas.
  • Alivia los dolores.
  • Tiger Balm, producto original.

En caso de tener algún hematoma, son buenas las cremas con árnica. Una muy buena es el Arnicor de SkinClinic, pero existen infinidad de ellas como puedes ver en este enlace. Lo importante de la crema que elijas es la concentración de principio activo y las otras plantas que lleve que hagan sinergia para drenar y desinflamar.

¿Y tú? ¿Has sufrido alguna vez una contractura muscular? Ven a vernos al Templo del Masaje y prueba nuestro masaje descontracturante.



Resumen
▶ Cómo tratar la contractura muscular
Artículo
▶ Cómo tratar la contractura muscular
Descripción
💆‍♀️ Cómo tratar la contractura muscular, después de localizarla y prevenir su aparición. Tipos de técnicas de masaje y productos para su tratamiento.
Autor
Quien publica
Templo del Masaje
Logo autor
Artículo anteriorReflexología para dormir
Artículo siguienteCómo Eliminar Una Cifosis

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- OFERTA -

CATEGORÍAS

LO MÁS POPULAR

Reflexología, 7 cursiosidades que no todo el mundo sabe

Nos sostienen, nos transportan, con ellos practicamos deporte e intentamos que luzcan bien con...

Piernas hinchadas: síntomas y causas

¿Qué es? Se conoce comúnmente como piernas hinchadas a un edema (presencia de un exceso...

Dolor después del masaje

Tras una sesión puede ser probable que se sienta dolor después del masaje en...

Moxibustion: el calor que te equilibra

En artículos anteriores, hemos hablado sobre la Medicina Tradicional China y algunas de sus...
Resumen
▶ Cómo tratar la contractura muscular
Artículo
▶ Cómo tratar la contractura muscular
Descripción
💆‍♀️ Cómo tratar la contractura muscular, después de localizarla y prevenir su aparición. Tipos de técnicas de masaje y productos para su tratamiento.
Autor
Quien publica
Templo del Masaje
Logo autor