APRENDE a RECIBIR MASAJES ¿Sabes qué hacer cuando te dan uno?

0
279

¡Hola a todos! En el artículo de hoy, les voy a hablar de algo nuevo, que es muy importante conocer: ¿Cómo sacar el máximo provecho a los masajes que recibimos?

Ya hemos comentado en otras ocasiones los beneficios de los masajes que son muchos (circulatorios, drenantes, etc.). Si ya eres asiduo a nuestros centros o si ya te das masajes, me imagino que sabrás todos los beneficios que conllevan, pero ¿estás seguro de que aprovechas al máximo las terapias?

¡Reserva tu Masaje Ahora Mismo!

¿Cómo maximizar los beneficios de un masaje?

El masaje es algo de dos personas; es un tratamiento energético donde la energía de ambas va a contribuir a que el resultado sea el mejor. El terapeuta o la masajista te va a aportar todos sus conocimientos y lo va a hacer de una forma profesional. Si tú también pones de tu parte, vas a tener resultados que no esperabas.

Reserva del masaje

Aprende a recibir masajes
Reserva en horarios que tengas disponibles

Todo empieza desde que coges la cita, es muy importante elegir el día y la hora adecuada. No reserves momentos en los que trabajas o por lo menos no te vayas a la oficina después de recibir la terapia.

Si te has comido una comida muy pesada o has estado bebiendo cañas con los amigos, es preferible que lo dejes para otro momento o que lo hagas antes. Siempre intenta ir con un poquito de relax, porque es un tiempo que tú te estás dedicando; si vas con estrés, quitarás parte de los efectos.

Con la agenda en mano elige tu día y llama por teléfono para que la recepcionista te pueda asesorar sobre qué masaje debes darte y cuánto tiempo debería durar. Siempre se recomiendan, por lo menos, 40 minutos ó 1 hora de terapia para poder trabajar una zona ampliamente o todo el cuerpo. Los masajes más cortos de 20 a 30 minutos son para áreas específicas una vez que ya has conseguido un avance con sesiones previas.

En el Templo del Masaje, abrimos de 10 de la mañana a 10 de la noche todos los días, incluidos los fines de semana y los festivos para facilitarte que puedas elegir la fecha que mejor te venga. Además, podrás coger la cita desde varias vías diferentes llamando, usando la aplicación, enviándonos un mensaje por WhatsApp, etc. ¡Más facilidades no podemos dar!

Elegir el tipo de masaje

A la hora de elegir el tipo de masaje, si no estás muy seguro es mejor que te dejes asesorar. También te recomiendo que leas los demás artículos del blog, para que puedas conocer a profundidad las diferentes terapias que ofrecemos.

Sé puntual

Cómo recibir un masaje
Sé puntual

Una vez que tengas tu cita, te sugerimos que vayas con tiempo. Elige una hora que te dé flexibilidad para ir con calma. Llega siempre 5 ó 10 minutos antes, así tienes tiempo para sentarte, acomodarte, ir al baño si lo necesitas, pedir una infusión o un zumo, tomar un poco de agua, leer una revista, etc. Todo lo que requieras para empezar a relajarte.

¡Reserva tu Masaje Ahora Mismo!

Los minutos previos a la terapia son el momento perfecto para empezar a calmar la mente. Además, si llegas tarde, pasan más cosas porque estás estresado, vienes nervioso y con el corazón acelerado, por lo cual, te cuesta muchísimo más tiempo entrar en calma para que el masaje empiece hacer efecto.

Otro problema de llegar tarde es que puedes afectar la agenda del centro o hacer que otra persona entre después de su hora a su terapia. Por esta razón, siempre recomendamos estar un poco antes de la cita.

Necesitas una sauna… ¡Ve al Templo de Arturo Soria!

Si tienes una musculatura muy contracturada, sufres de varios dolores o te cuesta relajarte puedes darte una ducha en casa o en el Templo. Nosotros tenemos disponibilidad para que lo hagas. Incluso contamos con una sauna para destensar mejor la musculatura. En el templo de Arturo Soria la podrás encontrar.

Inicio del masaje

Cuando sea la hora de empezar tu terapia vendrá la masajista y te pasará a cabina. Ahora llega tu gran momento, empieza tu masaje.

Consejos para recibir un masaje
Relajate antes del masaje

Te acomodan en la cabina y te informan sobre cómo debes prepararte. Ahí es donde debes comunicar qué es lo que quieres de la sesión, mencionando qué dolores tienes. La terapeuta te hará una pequeña entrevista para ver cuántos masajes te sueles dar y determinar qué fuerza vas a poder aguantar. De este modo, podrá planificar de mejor manera la terapia; cuanta más información des, mejor podrá ajustar el masaje e función de tus necesidades.

Cómo recibir un masaje para sacarle el máximo provecho
Concentrate en disfrutar

Para prepararte en la cabina lo mejor es quitarse la ropa o por lo menos, quitarse la que está presionando; no queremos bloquear el cuerpo. Quedarse con un pantalón demasiado apretado va a impedir que la circulación se mueva con normalidad, es preferible quedarse en ropa interior o con desechables que nosotros podemos facilitar. El cuerpo debe de estar lo menos tenso posible.

Descubre cómo recibir un masaje
Habla con la terapeuta sobre lo que deseas antes de iniciar el masaje

Antes de tumbarte no olvides apagar, desconectar o silenciar tu teléfono móvil, aunque sea vibración se va a notar en el masaje y, créeme, no es de lo más agradable. Recuerda que es un sitio de silencio y puedes molestar a las personas que están en las cabinas de al lado. Por lo cual, si vienes a desconectar y a relajarte, mejor que el teléfono se quede dentro del bolso.

Tips para recibir un masaje
Evita molestias y apaga el móvil

Una vez desconectado te tumbas como te haya indicado la masajista y empiezas a relajarte. Te tapas con las toallas, te colocas cómodo y sueltas toda la tensión de los músculos. Es ideal hacer unas respiraciones profundas en este momento para soltar la tensión de la mente y entrar en la vía de la conciencia.

Lo más importante en un masaje es el ambiente, por eso ponemos música, velas y una luz tenue. Lo que quiere decir que el silencio es básico para recibirlo; está bien hablar si tienes una necesidad o si está pasando algo durante el masaje, pero como norma general, es mejor estar en silencio. Si hablas demasiado la mente se va a distraer y los músculos no se van a relajar.

Recibiendo la terapia

Aprender a recibir un masaje
Relaja todo el cuerpo

Durante el masaje tienes que ser como un muñeco, toda tu musculatura debe de estar suelta; no puedes tensarla, no ayudes a la masajista y no intentes mover lo que ella te está moviendo. Es mucho mejor que todas las maniobras sean pasivas y que no contraigas las fibras para poderlas relajar mejor. Aunque te muevan el brazo, la pierna o la cabeza, tú, como un muñeco pesado.

A lo largo del masaje van a ir pasando muchos pensamientos por la cabeza y por eso está la música y la respiración; son cosas a las que tienes que estar muy atento. De esta manera, tu atención no se va a perder y vas a concentrarte mucho más en tu cuerpo y en las necesidades que tiene.

Recibir masajes adecuadamente
Disfruta del momento

Habrá momentos de dolor cuando se trabaje en contracturas o en zonas que te molesten. Normalmente el cuerpo tiende a contraer la respiración, pero esto no es bueno, es contraproducente. Tienes que respirar y sobre todo exhalar más, soltar el aire para ayudar a que el músculo libere las fibras mientras que el masajista ejerce la presión. Si te duele demasiado el masaje, es mejor que lo comuniques al masajista, para que rebaje la presión. En caso contrario, si te está pareciendo muy flojo es mejor que le digas que la aumente. Es muy importante que te comuniques sobre las necesidades que está teniendo tu cuerpo.

Otro tema relevante es la temperatura, si tú estás pasando frío pide una manta u otra toalla con la que cubrirte. Tenemos cobijas térmicas en las camillas que te ayudarán a que no sufras por este tema.

Cómo recibir un masaje adecuadamente
Si tienes alguna molestia coméntala con la masajista

Finalizando el masaje

Cuando el masaje ya se ha finalizado, la terapeuta te va a dejar sola en la cabina para que puedas disfrutar de este momento. Los clientes, por lo general, suelen levantarse inmediatamente, lo cual, no ayuda ni facilita y tampoco beneficia. Este es un momento de relax, has venido a relajarte.

Acaban de darte un masaje y tu energía ahora fluye de otra manera, es como si recién te levantaras de la cama, es un nuevo día. ¡Así que cálmate! Respira un poco para sentir como ha quedado tu cuerpo y empieza a estirarte y a moverte (los brazos, las piernas, etc.).

Consejos para obtener los mejores resultados de un masaje
Al finalizar el masaje no te levantes rápidamente. ¡Disfrútalo un poco más!

Una vez que ya has despertado y tienes conciencia de todo el cuerpo, te colocas de lado y te sientas en la camilla, así estarás por unos momentos, hasta que la sangre haya circulado por todo tu cuerpo, reactivándose. En esta posición vuelves a estirarte, te reacomodas, respiras y entonces, cuando notes tu cuerpo completo, te pones de pie.

Es muy importante que al salir bebas mucha agua. Esto ayudará a limpiar todos los metabólicos y toxinas que han salido de los músculos y de los líquidos del cuerpo.

Si no bebemos agua en este momento probablemente tengamos más agujetas, dolores y el cuerpo tarde más en recuperarse. Por esta razón, nosotras le ofrecemos un zumo o una infusión a cada paciente cuando termina su masaje, para demostrarle lo importante y agradable que es en ese momento.

Si te ha gustado se agradece mucho que nos lo digas, lo comentes o que nos pongas alguna reseña. Tu opinión nos ayuda a crecer y a mejorar cada día. Además, nos hace sentir muy orgullosos.

¿Qué hacer en casa después del masaje?

En los días posteriores el cuerpo va a tener reacciones al masaje, sobre todo, si es el primero que recibes. Es muy probable que tengas sensación de agujetas en el cuerpo, esto se genera por los músculos que estaban muy cogidos y al empezarlos a soltar las fibras reaccionan. ¡No pasa nada y no importa! Para que esto pase más rápido, puedes hacer ejercicios sencillos como natación, yoga y Qi Gong que te ayudan a estirar porque es muy importante.

¡Reserva tu Masaje Ahora Mismo!

Si ves que hay alguna zona que se ha quedado bloqueada insiste y estírala varias veces al día y si ves que el dolor es demasiado o que algo raro pasa, ¡no lo dudes! Llama por teléfono al centro e informa, porque seguramente te van a poder aconsejar qué hacer.

Repetir el masaje o reservar más sesiones

Normalmente si lo que tienes es un dolor o un problema, vas a necesitar varias sesiones porque un solo masaje no va a solucionar todas tus molestias.

Lo que te recomiendo, es que pruebes diferentes técnicas y diferentes masajistas, nunca sabes lo que te gusta hasta que no has probado varias cosas para poder decidir.

Cada masajista y cada persona es un mundo. No siempre te atrae lo mismo, por lo cual, a la hora de repetir intenta probar otro tipo de masaje.

Si te haces siempre los mismos, te estás perdiendo un mundo enorme. Hay muchos tipos de masajes y masajistas, necesitamos probar unos cuantos para poder elegir y saber cuál es el que más se ajusta a tus necesidades.

Y ahora, ¿Cuándo puedo repetir? Esa es una gran pregunta. Lo más próximo que puedes hacer un masaje es a los 2 ó 3 días. Siempre hay que dejar por lo menos 24 ó 48 horas para que el cuerpo reaccione a lo que le hemos hecho, si no lo estamos saturando.

Evidentemente no todo el mundo va a optar por esta opción. Por lo tanto, si lo que quieres es mejorar un caso, tiene que ser una vez a la semana y de mantenimiento. Para estar estupendísimamente, lo ideal es hacerse un masaje cada 15 ó 30 días.  Así notarás los efectos a lo largo de todo el año.

¡Reserva tu Masaje Ahora Mismo!

Espero que el artículo te haya servido de ayuda para que puedas disfrutar de mejor manera tus masajes. Recuerda reservar una cita ahora mismo con una de nuestras terapeutas para que puedas poner en práctica lo aprendido.

Si quieres saber más, no olvides seguirnos en nuestras redes sociales y recuerda siempre cuidarte, que tu cuerpo es tu templo. ¡Nos vemos en el próximo artículo!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí